Por Martín G.

Con 30 años de actividad musical, además de ser un experimentado artista independiente, Gustavo Urkel se ha destacado por su trabajo como músico profesional. Como sesionista acompañó a Ricky Martin, Charly García, Marta Sánchez (España), Juan Carlos Baglietto, entre otros. Fue compositor y Director de la compañía Plataforma Teatro en la Obra “Saber Cuenta”.

Hace poco tiempo tocaste en el Café de los Patriotas, en el que interpretaste temas de tu último disco (Urkel) y con covers de artistas de distintos géneros. ¿Cómo viviste el recital? 
Lo viví con mucha intensidad, como vivo cada presentación que es un hecho artístico único e irrepetible. Afortunadamente jamás dos shows son iguales, por más que lo hagas en el mismo foro e interpretes el mismo repertorio. Siempre es una prueba de fuego presentarte ante un público que no conoce nada de tu obra ni sabe con qué se va a encontrar y la respuesta fue excelente.


Como compositor, ¿cuáles son tus influencias musicales? ¿cómo te inspiras a la hora de crear tus canciones? La primera y gran influencia es el mundo que nos rodea, las sociedades en las que vivimos. Voy de lo general a lo personal. Hablando estrictamente de música, tuve una escuela orientada a los géneros populares por lo que mis influencias son todas las expresiones musicales que llegan a sensibilizarme en algún sentido. Pasan a través de mí y como un filtro las decodifico con mi subjetividad dando paso al proceso creativo. No hay un método específico, a veces puede ser una melodía o una frase las que actúan como disparadores. Me entrego a ese proceso y me permito sorprenderme. 

Tenes una amplia trayectoria como artista profesional, y como sesionista acompañaste a diversas figuras como Ricky Martin, Charly García o II Divo. Con todos los que tocaste, ¿quién fue el que más te asombró o te dejó algún recuerdo en especial? 
En principio trato de disfrutar al máximo de cada una de estas experiencias porque somos muy pocos los músicos que tenemos la chance de trabajar con artistas tan reconocidos. En general, lo que trato de asimilar es el profesionalismo con el que trabajan las producciones cuidando cada detalle para luego aplicarlo a mi carrera artística y siento que en general lo he aprovechado bastante. A pesar de tantos años de profesionalismo, es verdad esa frase que dice que siempre se puede seguir aprendiendo. A veces ocurren cosas inimaginables durante los conciertos. En cuanto a experiencias particulares te puedo contar dos que me ocurrieron tocando en el Hotel Faena. La primera fue estar tocando el set list que teníamos con la banda y de repente ver a un tipo de 1.90 mts pasar al lado tuyo, agarrar el micrófono y darte cuenta de que estás tocando Sweet Dreams con Marilyn Manson. La segunda fue una noche que entre el público estaba Charly García y se acercó al piano para tocar “Tu Amor”. De la primera rescato el espíritu adolescente y amateur en el buen sentido de Marilyn Manson, que a pesar de estar de gira, se da la oportunidad de disfrutar y compartir la música con unos tipos a los que no conoce y que seguramente no volverá a ver en su vida. De Charly me impactó algo que en su momento no me dí cuenta y luego cuando me pasaron una grabación muy casera de aquel momento observé y me causó escalofríos… el audio era idéntico al de Clics Modernos o Piano Bar. ¿Qué quiero decir con esto? Hay artistas que llevan el sonido en sus manos. Podría grabar con el mejor o peor piano del mundo y siempre vas a reconocer que quien toca y canta es Charly García.


Cito una frase tuya: “Todo lo que tenga que ver con música y actividad social debe ir de la mano necesariamente”. ¿Compartís la idea de que todo arte es político? Absolutamente. En muchos casos la expresión artística es explícitamente política y aunque en la mayoría de los casos pareciera que no, también lo es. Elegir no expresarse políticamente, es un acto muy político. Parece una obviedad pero no manifestar las cosas que nos incomodan y nos duelen no hace que dejen de suceder.


¿Cómo es tu aporte artístico que estás haciendo con el Instituto Nacional de Música (INAMU)? Actualmente no estoy desarrollando ninguna tarea específica, pero hace 2 años gracias a un subsidio pude recorrer parte del noroeste argentino, más precisamente las provincias de Jujuy y Salta, en las que hice varias presentaciones y así dí el puntapié inicial a n viejo anhelo que es el de recorrer nuestro país a través de la música. Como contrapartida realicé una compensación, que más que eso fue una caricia al alma. Hice una serie de shows en institutos geriátricos de la CABA tocando para nuestros adultos mayores. Una experiencia que me llenó el alma e intentaré replicar más allá del marco del INAMU. 

Por último, ¿cuáles son tus proyectos a futuro? Difundir mi segundo disco y comenzar a trabajar en el siguiente. Quiero hacer música de distintos estilos y artistas que admiro. Seguir haciendo y compartiendo música. Seguir aprendiendo. Seguir intentando cambiar al mundo pero si no puedo, hacer que el mundo no me cambie. No es poca cosa.